No estamos obligados a soportarlo

                                                                                                    

C R O N I C A S  P O L I T I C A S

No estamos obligados a soportarlo  

     Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— La mala noticia es que el gobierno estatal, panista, sigue siendo una pesadilla en 2020. La buena noticia es que ya no estamos obligados a soportarlo, pues la nueva ley de consulta popular y revocación de mandato aplica para Francisco García Cabeza de Vaca pues ya es susceptible de someterse a un plebiscito.

No sabemos si es ignorancia o ingenuidad, pero el presidente del Congres local, de mayoría del PAN, Gerardo Peña Flores, mantiene oculta la minuta federal del decreto de esta ley federal, pretendiendo de esta manera que no tenga vigencia en Tamaulipas.

La nueva ley federal tiene rango constitucional y enlista los requisitos que deben cubrirse para que el Presidente de la República y los Gobernadores de los Estados, sean llevados a referéndum.

Este ejercicio democrático concede a los ciudadanos el poder político para decidir si están contentos con el desempeño de esos funcionarios electos por ellos mismos, o si quieren que se vayan anticipadamente por no haber cumplido las expectativas.

En el caso de los Gobernadores, la nueva ley especifica que procede la revocación de mandato cuando los titulares han cumplido la mitad de sus mandatos, más tres meses. Cabeza de Vaca tomó posesión el 1 de octubre de 2016.

El 1 de octubre de 2019, Cabeza cumplió tres, de seis años de gestión gubernamental. Enero de 2020 es el cuarto mes del cuarto año de su administración pública estatal, es decir, ya califica para someterse al plebiscito.

Los otros requisitos son más fáciles de cumplir. Un grupo de ciudadanos debe reunir un número determinado de firmas y entregarlas al Instituto Nacional Electoral, con la solicitud de que haga la pregunta a otro número determinados de ciudadanos, de si confirman o echan del cargo antes de vencer su ciclo de seis años, al Gobernador del Estado.

Francisco García Cabeza de Vaca es un mal Gobernador porque nunca estuvo preparado para hacer una gestión eficiente, ni le interesó aprender. Su carrera, para llamar de algún modo su participación en el quehacer público, se ha caracterizado por hacer negocios, no política.

El viernes 3 de enero se produjo en Ciudad Victoria, otro vergonzante episodio de violencia protagonizado por policías estatales, donde tres personas perdieron la vida en un céntrico sector, en circunstancias que han permanecido escondidas.

Policías de la Secretaría de Seguridad Pública y agentes investigadores de la fiscalía general de justicia de Tamaulipas, han sido actores en tres años de gobierno panista, de eventos de violencia que han costado la vida a muchos inocentes.

Casos concretos, la ejecución extrajudicial de tres mujeres y cinco hombres, el 5 de septiembre en Nuevo Laredo, a manos del brazo armado del equipo de espionaje del Gobernador Cabeza de Vaca.

No sólo ha fracasado este gobierno en el combate contra los delincuentes, sino que los mismos funcionarios se han erigido en enemigos de la sociedad, como lo demuestra el otro caso ocurrido en Reynosa, donde policías estatales secuestraban a empresarios y cobraban rescates para regresarlos a sus familias, con vida.

Lo más absurdo, grotesco e inexplicable de estos casos de corrupción gubernamental, es que no han movido un solo dedo para castigar a los culpables e impedir que se repitan estos abusos y excesos de poder.

Pero Cabeza no sólo ha fallado en el rubro de seguridad y justicia, sino que también ha sido un fiasco en obra pública, transparencia, rendición de cuentas, y hay suficientes evidencias y pruebas de ineptitud, ineficiencia y falta de probidad en el manejo de recursos públicos.

El Instituto Mexicano de la Competitividad publicó interesantes resultados de una amplia investigación sustentada en información oficial de la federación, contenidos en un documento al que tituló “verdaderas prioridades del gasto estatal”.

El IMCO demuestra en este documento, cómo los gobiernos de los Estados distorsionan el sentido de los documentos oficiales. Así lo cita textualmente:

“Los presupuestos estatales son de juguete: las entidades no gastan de manera responsable, presupuestan un monto y gastan de forma distinta. Esto propicia un mal uso del dinero público y pueden dejarse las verdaderas prioridades sin atender.

Las variaciones excesivas entre lo presupuestado y lo ejercido son consecuencia de la falta de planeación o simulaciones intencionales por parte de las secretarías de finanzas estatales, en complicidad de los congresos locales”.

El gobierno de Tamaulipas, de Baja California, Zacatecas, Morelos y otros, demostraron mediante estas estadísticas, que “mueven” ilegalmentea su antojo los números de sus presupuestos autorizados, hasta en un 48 por ciento.

Lo que destaca de esta denuncia, es que los Congreso locales, especialmente cuando son manejados por el partido que detenta el poder ejecutivo, son cómplices de estas severas irregularidades, que en muchos casos encubren corrupción.

Hoy por cierto, Gerardo Peña Flores presidirá otra reunión de la Comisión Permanente, del Congreso local, eso, si no amanece con pereza.

Paralelamente al irresponsable gasto público estatal, Cabeza sigue practicando el deporte de recargarle al gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador y de MORENA, las culpas por todo lo malo que ocurre aquí.

AMLO le dio empero, una enérgica respuesta, a él y a otros Gobernadores de la misma calaña, cuando les pidió que no mientan más diciendo que les recortaron participaciones federales, como justificación en la creación de nuevos impuestos o el incremento de los que ya existen.

“No se vale”, les reprochó el Presidente, al insistir en su petición de que practiquen la austeridad y se dejen de derroches, excesos y excentricidades, que son los rubros que los hacen gastar más dinero del que disponen.

Tamaulipas sigue escribiendo historias de violencia que acaparan espacios en la prensa nacional e internacional, especialmente La Jornada y El País, éste último de España, sin que el gobierno local muestre interés en atender siquiera estas expresiones de denuncia. Todo se les escurre.

Un niño de 13 años fue muerto a balazos en la carretera ribereña, rumbo a Nuevo Laredo, cuando viajaba con su familia de regreso a Estados Unidos luego de visitar su natal San Luis Potosí.

Sicarios los asaltaron en la carretera y al tratar los adultos de defenderse, recibieron una lluvia de balas, en los dos vehículos en los que viajaban. Otras tres personas recibieron heridas graves.

La inocente criatura pagó con su vida la patraña creída por sus padres, de que las carreteras de Tamaulipas son seguras de transitar.

En Reynosa, una mujer resultó herida de bala cuando caminaba por la calle donde se suscitó una persecución de policías contra delincuentes. Los uniformados carecen de suficiente preparación y tiran a lo loco.

Otra mujer y su pareja que viajaban en un vehículo son también víctimas de esta barbarie, pues su unidad fue chocada aunque no se aclaró si por una patrulla o por el vehículo de los bandidos, que huyeron corriendo. Ajá.

Cumplen años Mary Tere Cantú de Edgar Melhem Salinas, Reyna Luna, Francisco Ornelas, Genaro Arcos Navarro.

También es día de fiesta para Aide Martínez Vargas, Leticia Guerrero de Angel Guerra, Karla González.

Aniversario luctuoso número 15 de Miguelito Morales, fallecido en accidente carretero en la auto-pista Reynosa-Matamoros.

Correo electrónico:albertoguerra65@hotmail.com

Deja un Comentario


  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube