Declaración conjunta sobre la concesión de prioridad a la gente de mar y las tripulaciones aéreas para la vacunación contra la COVID-19


La pandemia de coronavirus (COVID-19) ha tenido consecuencias devastadoras para la vida humana y la economía mundial. El transporte marítimo y aéreo son dos actividades esenciales de las que depende el comercio y la movilidad mundiales y son vitales para lograr una recuperación socioeconómica sostenible.

Más del 80 % del comercio mundial en volumen se transporta por mar. La economía mundial depende de los dos millones de marinos que operan la flota mundial de buques mercantes. Los marinos se han visto gravemente afectados por las restricciones de viaje impuestas durante la pandemia. A enero de 2021, se calcula que unos 400 000 marinos se encuentran varados a bordo de buques comerciales, muchos meses después de haber vencido sus contratos y sin poder ser repatriados. Un número similar de marinos necesita embarcarse urgentemente para reemplazarlos.

En 2019, aproximadamente 5 700 millones de pasajeros viajaron por avión, y el flete aéreo representa el 35 % del valor de las mercancías transportadas por todos los medios de transporte. Según estadísticas de la OACI sobre el personal de aviación, en 2019 el número total de profesionales titulados de la aviación —que incluye a pilotos, controladores de tráfico aéreo y técnicos de mantenimiento titulados— ascendía a 887 000. La aplicación de normas estrictas de salud pública a las tripulaciones aéreas, incluida la cuarentena, ha supuesto un obstáculo para la conectividad, y ha traído consigo una mayor complejidad operativa y un aumento considerable de los costos.

El transporte marítimo y aéreo dependen de la gente de mar y de las tripulaciones aéreas. Son trabajadores esenciales cuyo trabajo los lleva a cruzar fronteras continuamente, lo que, en algunos países, puede dar lugar a la necesidad de que presenten prueba de vacunación contra la COVID-19 como condición de entrada. Esto es así a pesar de la recomendación de la OMS de que, en la actualidad, los países no deberían introducir requisitos de prueba de vacunación para los viajes internacionales como condición de entrada, ya que todavía existen incertidumbres importantes acerca de la eficacia de la vacunación para reducir el contagio y hay limitaciones en la disponibilidad de vacunas1. Para que el transporte marítimo y aéreo puedan seguir operando en condiciones de seguridad, se debe facilitar la circulación transfronteriza segura de la gente de mar y de las tripulaciones aéreas. Reiteramos nuestro llamamiento a los países que aún no lo han hecho a que designen a los marinos y a las tripulaciones aéreas como trabajadores esenciales.

Con esta declaración, nuestras organizaciones también hacen un llamamiento a los Gobiernos para que den prioridad a la gente de mar y a las tripulaciones aéreas en sus programas nacionales de vacunación contra la COVID-19, junto con otros trabajadores  esenciales, de acuerdo con el asesoramiento presentado en la Hoja de ruta del Grupo de Expertos de Asesoramiento Estratégico sobre inmunización (SAGE) de la OMS para el establecimiento de prioridades en el uso de vacunas contra la COVID-19 en un contexto de suministros limitados, publicada en noviembre de 20202. Es necesario proteger a la gente de mar y a las tripulaciones aéreas mediante la vacunación lo antes posible para facilitar su desplazamiento seguro al cruzar fronteras. También pedimos a los Gobiernos que determinen los obstáculos que supondrá la vacunación contra la COVID-19 de la gente de mar y las tripulaciones aéreas y que se preparen, en particular en el caso de los marinos, que pasan largas temporadas lejos de su país de origen.

Nuestras organizaciones apoyan plenamente el desarrollo oportuno de un marco internacional armonizado para los certificados de vacunación a fin de facilitar los viajes internacionales de la gente de mar y las tripulaciones aéreas.

En diciembre de 2020, la OMS creó un grupo de trabajo sobre certificados de vacunación inteligentes para garantizar la interoperabilidad de las versiones digitalizadas de los certificados de vacunación3, y el Equipo de Gestión de Crisis de las Naciones Unidas para la COVID-19, bajo el liderazgo de la OMS, reconoció que, para la asignación esencial de vacunas, todos los países deberían tener en cuenta a la gente de mar y a las tripulaciones aéreas, que deben cruzar fronteras durante la pandemia.

Invitamos a los Gobiernos y otras partes interesadas a que pongan el contenido de la presente declaración conjunta en conocimiento de las autoridades competentes y de todas las partes interesadas.

Deja un Comentario


  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube